CON PROPÓSITO EN LA VIDA

¿Por qué no hacemos lo que debemos para lograr ser lo que deseamos y soñamos? Porque cambiar requiere de un compromiso firme de cambio, es decir, tenemos que estar plenamente convencidos de que queremos el cambio. Si somos capaces de enfocarnos en lo realmente importante cuando nos planteamos cambiar algunos de nuestros hábitos, se nos hará mucho más sencillo. Somos lo que repetidamente hacemos, es decir, lo que somos habitualmente y, si esto no nos hace sentir bien, tendremos que buscar la motivación necesaria para que sencillamente comencemos a hacer lo que en realidad debemos como un hábito.

Es muy difícil lograr nuestras metas y objetivos si no sabemos a donde vamos ni como vamos a ir. Para comenzar nuestro camino necesitamos un propósito que nos marque la dirección y nos indique hacia dónde nos dirigimos. A lo largo del camino, avanzaremos. en otras ocasiones nos tocará retroceder e incluso parar para mirar, mirarnos y buscar lo que necesitamos. Porque sin propósito no hay sentido, dirección y estaremos caminando en círculos sin ser conscientes de ello.

¿Por qué es tan importante tener un propósito de vida? porque es, precisamente, el propósito, el que nos da sentido a todo lo que somos, hacemos, vivimos, sentimos, soñamos…y nos hace tener una vida plena de significado. Una vida con sentido nos hace sentir que somos valiosos, que podemos lograr muchas cosas en la vida, que las decisiones nos cambian y movilizan…pero, sobre todo, es la fuerza que hace que luchemos, que nos motiva para conseguir nuestros objetivos, para lograr ser la persona que queremos ser.

Y recordemos que nuestro propósito de vida es la razón o razones por las que nos levantamos por la mañana y que nos dan la motivación necesaria para seguir adelante. Es nuestra razón de vivir, necesitamos responder a la gran pregunta ¿Para qué?

Sin emoción no hay motivación y sin motivación difícilmente lograremos aquellos propósitos con los que soñamos.

PROPUESTA DE TRABAJO: Vamos a trabajar de forma creativa y original y, a la vez, de manera muy sencilla nuestro proyecto de vida.

  • ¿Cuál es el propósito de tu vida? No hace falta que en este momento que pongas muy transcendental, busca objetivos y/o metas a medio y largo plazo apoyadas en tus valores fundamentales que te generen la motivación necesaria para lograr mejorar tu vida. ¿Qué te apasiona? ¿Qué te encanta hacer? ¿Cómo te gustaría ser?…son preguntas que debes hacerte.
  • Dibuja un camino donde se vea muy claramente la salida y la meta. Tan largo como quieras, pero es muy importante que lo decores y personalices.
  • En la salida escribe o dibuja, o las dos cosas, tu situación actual, de la que partes, lo qué llevas en la mochila como recursos para avanzar en el camino, con lo que cuentas: valores, habilidades, experiencias, ilusiones, etc.
  • En la meta escribe o dibuja, o ambas, el sueño hacia al que te diriges.
  • Marca en el camino diversos momentos (acciones, objetivos a corto plazo, etc.) que te van a ayudar a avanzar. En este punto aclaramos que se puede ir completando conforme vayamos haciendo el recorrido; logros, aprendizajes, dificultades, personas que nos vamos encontrando…
  • Sé creativo y original; que esta actividad sea motivadora para lograr tu meta.
  • PARA PROFUNDIZAR y hacer un proyecto de vida

PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

¿Te has planteado alguna vez en qué consiste ser felices? ¿Qué logros nos pueden ayudar a sentirnos más realizados? ¿Qué es lo que nos hace realmente felices? ¿Tendrá esto algo que ver con el propósito en la vida?

Al comenzar el año nos proponemos muchas metas y propósitos para mejorar nuestra vida y situación personal, pero ¿están alineados con nuestro propósito vital? esta es una variable que nos ayudará a regular correctamente nuestros objetivos, metas y propósitos de año nuevo. Plantearnos si realmente podremos mantener grandes retos en el tiempo, porque esto puede ser complicado, puede costarnos más de lo que estamos dispuestos a hacer o simplemente se salen de nuestros propios límites. Nuestros propósitos pueden terminar por quedarse en la fantasía, ya que al ser muy ambiciosos o no tener nada que ver con lo que somos, tenemos, etc, caemos en el desánimo y abandonamos. Es imprescindible trabajar antes de decidir las metas del año nuevo nuestro autoconocimiento.

Otro aspecto es la automotivación ¿Cuál es el verdadero motivo detrás de ese propósito que queremos lograr? ¿Qué es lo que nos mueve a plantearnos esos objetivos? Preguntarnos las verdaderas razones por las cuales queremos hacer las cosas, nos hará crear una meta más realista, personal y motivadora.

Los propósitos cuando los convertimos en objetivos y metas nos ayudan a tener una vida más dinámica y constructiva. Puede ser que ya hayamos empezado a trabajar muchos de esos propósitos en el año que ha terminado y ahora solamente tendremos que retomarlos y repensarlos. El vivir con propósito nos agrega sentido, significado y profundidad a nuestra vida. Los objetivos y las metas nos dan claridad para aquello que queremos conseguir y en lo qué necesitamos hacer para lograrlo, es decir, nos permiten materializar nuestros propósitos y hacerlos posible. Son esos hitos a corto y medio plazo que vamos cumpliendo para cumplir con todo lo que queremos lograr.

PROPUESTA DE TRABAJO: Se trata de dedicar un tiempo para pensar qué es lo que quiero continuar trabajando en este nuevo año y qué cosas voy a emprender para que este año sea mucho mejor.

  • Piensa en varias metas para este año, haz una buena lista y pregúntate: ¿Cuáles son realmente importantes para mí? ¿Qué es lo que de verdad deseo? ¿Qué estoy dispuesto a hacer para hacer esto realidad?
  • Ahora, especifica mucho cada una de las metas. Define muy bien cada una de ellas y mira si son realizables y específicas.
  • Tienes que mirar si tus metas son flexibles y te van a permitir tener en cuenta otras oportunidades que puedan surgir a lo largo del año.
  • La motivación es necesaria para el logro de cualquier meta, por eso, necesitas que sean meta de vida que te hagan levantarte alegre por la mañana para trabajar en su logro. Porque la motivación es fundamental, es el combustible que te permitirá ponerte a trabajar con empeño en la realización de sus objetivos.
  • Tus metas tienen que estar en consonancia con tus valores y principios que te definen y hacen que seas realmente tú. Si haces algo que va en contra de ellos, seguramente no es tu meta, sino de otros. Escucha tu voz interior y mira lo que realmente quieres lograr y ser en la vida.
  •  Durante el año, dedica tiempo para pasarlo bien, relajarte, descansar. Tus metas deben formar parte de tu vida, es algo que persigues con alegría, no como un deber que te agobia y ahoga.
  • El diario de sentimientos es una muy buena herramienta para hacer seguimiento de los avances en la consecución de tus metas, porque es totalmente necesario que marques tiempos de evaluación, revisión y propuestas de mejora, también de celebración de los logros.
  • Puedes utilizar la plantilla que tienes a continuación para tener más a mano tus propósitos.

PRÁCTICA PARA VIVIR LA PRIMAVERA

La primavera es la estación de cambios. Termina el invierno y las plantas vuelven a recuperar sus hojas, aparecen las flores y sus colores con su alegría. Los días son más largos y hay más horas de luz. Las temperaturas se suavizan. La naturaleza renace y se muestra en todo su esplendor y vitalidad. Y ¿Qué sucede con nuestro ser emocional? Es el momento para dejarnos llenar de la luz, de color y de la vida de la primavera. Ser conscientes de lo importante que es renacer en muchos aspectos de nuestra vida. La naturaleza nos enseña que se puede comenzar de nuevo, que podemos retomar caminos y proyectos…es la estación para soñar en los frutos y comenzar el camino para que sean los que esperamos.

Aprender a vivir la primavera como un momento de cambio y de despertar a la vida que se renueva. Todo invita a disfrutar de la naturaleza y el aire libre, de nuestra propia vitalidad y de los sentidos. La alegría es la emoción que prima en este periodo del año.

La primavera es un renacer a la nueva vida, a la belleza y a la alegría.

PROPUESTA DE TRABAJO: Un trabajo para florecer nuestros propósitos y sueños de manera muy visual y consciente.

Sentir la primavera. Buscar un momento de silencio para parar, respirar… y ser conscientes de lo que significa vivir en nuestra vida la primavera. Pensamos – sentimos cada uno de los propósitos y/o sueños que pretendemos que se hagan realidad en verano. Si queremos que esto sea posible, tenemos que comenzar a pensar en las acciones que vamos a comenzar a hacer desde hoy mismo para lograrlo. Aprovechar la energía de esta estación para trabajar con ilusión y positividad.

Tanto si se hace personalmente o en grupo, necesitamos flores para recortar y que nos sirva para realizar la actividad. En cada uno de los pétalos escribiremos esos propósitos y cada vez que logremos alcanzarlo cortamos ese pétalo. Es un buen modo de motivarnos para seguir adelante.

Vamos a ayudarnos con estas reflexiones:

1.       Aprovecha el aumento de energía y de horas de luz para dedicar tiempo a trabajar por la consecución de nuestros sueños y hacerlos objetivos.

2.       Plantéate algunas actividades al aire libre y vuelve a conectar con la naturaleza.

3.       Aumenta el consumo de frutas y zumos como fuente de energía.

4.       Dosifica la energía de esta estación para aumentar nuestra motivación.

RECOMENZAR

Tenemos que entender que rara vez comenzamos algo como si fuera una cosa totalmente desconocida, normalmente lo que hacemos es recomenzar porque partimos de una experiencia previa, de un camino recorrido, de un aprendizaje adquirido…y no siempre somos conscientes de esta realidad en nuestra vida, olvidando que contamos con recursos y habilidades que a lo largo del tiempo hemos ido alcanzando en diversas circunstancias y que lo único que necesitamos es ver cómo nos pueden servir en este momento o actividad concreto con la que comenzamos esta nueva etapa, el ciclo o el curso.

Si hay que recomenzar de nuevo, hagámoslo con fuerzas renovadas y muchas, muchas ganas de emprender el camino con entusiasmo y alegría. Lo importante es continuar creciendo, caminando, avanzando y compartiendo todo lo que somos y tenemos, porque al final lo único verdaderamente importante no es solamente lograr nuestros objetivos ,nuestras metas, es el disfrutar del camino, en lo emocional aún más.

Cuando emprendamos un nuevo curso, camino o etapa, aunque sea retomando el que ya habíamos comenzado, tenemos siempre hacer proyecto, propósito, objetivo…Recordemos que comenzar es siempre algo apasionante, una nueva aventura en la que tenemos que conocer y tener muy clara la meta que perseguimos porque nos marca el rumbo, la dirección, el sentido y el propósito.

Todo comienzo tiene una parte de ilusión y esperanza que nos motiva al logro de nuestros sueños

PROPUESTA DE TRABAJO: La metáfora del camino es muy potente para emprender algo nuevo, o comenzar una nueva etapa. Te propongo trabajar tres momentos que te facilitarán vivir con más serenidad este momento.

1º ¿De dónde parto? Piensa en cómo está tu vida, qué quieres cambiar y a dónde quieres llegar a partir de ahora. Al analizar lo que tienes y lo que quieres en el futuro, tendrás la idea de dónde te encuentras en tu vida. Define lo que quieres lograr y tener en tu vida. Deberás incluir todos los proyectos que tengas, las cosas materiales que quieras obtener, las relaciones personales que desees, etc. En este paso, tendrás que definir qué es lo más importante que quieres en la vida. Si deseas ganar cierta cantidad de dinero, anótalo en tu proyecto de vida. Si deseas un automóvil o un trabajo, anótalos y sé lo más descriptivo posible. Utiliza el diario de sentimientos y escribe toda esta reflexión. Te puede ayudar a ser concreto el siguiente cuadro de texto:

Lo que sé de mi en el pasado y en el presente: lo que me gusta y no me gusta, lo que sé hacer y lo que me cuesta más, lo que mejor se me da y lo que menos, las cosas que tengo como cualidades y los defectos, cuáles son mis valores,…
       


2º Ahora, para que tengas una visión muy clara de, partiendo de dónde estás, ver hacía dónde quieres ir responde a las preguntas:

¿Qué quiero lograr? META/OBJETIVO¿Cómo lo voy a lograr?
PROYECTO
¿Para qué lo quiero lograr? PROPÓSITO
   

3º Por último, haz una reflexión desde el sentido del camino que vas a comenzar o recomenzar:

  • ¿Es esta la meta que crees que te hará feliz?
  • ¿Cómo te gustaría verte dentro de cinco o diez años?
  • ¿Cómo cambiará tu vida si lo consigues?
  • ¿Qué hay detrás de esa meta? Es decir, ¿cuál es el propósito? La finalidad de tu plan de vida puede ser: obtener dinero, amor, libertad, tener más amigos o amigas, mejorar tu imagen personal, tener reconocimiento y fama.
  • ¿Crees de verdad que eso te hará feliz a largo plazo?

¿Y SI LOS SUEÑOS FUERAN METAS?

Todo lo importante de nuestra vida comienza con y por un sueño. Desde muy pequeños soñamos con lograr aquello que deseamos. Muchas veces se queda en eso, en un sueño, pero en otras ocasiones nos impulsa a trabajar para lograrlo y ponemos toda nuestra energía, ilusión, esfuerzo y capacidades. Un sueño deja de serlo cuando somos capaces de transformarlo en un proyecto basado en nuestras capacidades, habilidades y herramientas y vamos a por todas con ahínco y perseverancia, positividad e ilusión. No dejemos jamás de soñar y trabajar para que esos sueños se cumplan.

Pero ¿y si esos sueños los hacemos metas? Los sueños son la base de nuestras metas y de nuestro desarrollo personal, pero los sueños sin acción no llegarán por sí solos. En el preciso momento en el que decidamos que vamos a por un sueño, mente, cuerpo y sentimientos se pondrán en acción y, si no es así, no es nuestro sueño. Tener un sueño nos aporta la motivación necesaria para trabajar por el logro de lo que deseamos, es un verdadero impulsor emocional.

Los sueños son el motor que nos impulsa para hacer realidad lo que deseamos en la vida

PROPUESTA DE TRABAJO

  • Comienza esta actividad dejando a un lado tu ser más racional y busca lo creativo y original que tienes y eres.
  • Todo es cuestión de soñar. ¿Ya tienes un sueño? pues dedica un tiempo y un espacio para recordarlo, revivirlo y redactarlo. Si no lo tienes, sueña, sueña mucho y a lo grande.
  • Ahora, sé lo más creativo que puedas, sin forzar nada, simplemente déjate llevar. Dibuja un camino donde se vea muy claramente la salida y la meta. Tan largo como quieras, lo importante es que lo decores y personalices. Utiliza todas las técnicas que se te ocurran y disfruta mucho en el proceso creativo.
  • En la salida escribe o dibuja, o las dos cosas, tu situación actual, de la que partes, lo que llevas en la mochila como recursos para avanzar en el camino, con lo que cuentas: valores, habilidades, experiencias, ilusiones, etc.
    En la meta escribe o dibuja, o ambas, el sueño hacia al que te diriges.
  • Marca en el camino diversos momentos (acciones, objetivos a corto plazo, etc.) que te van a ayudar a avanzar o son necesarios para llegar a tu meta. En este punto aclaramos que se puede ir completando conforme vayamos haciendo el recorrido; logros, aprendizajes, dificultades, personas que nos vamos encontrando…porque el camino es VIDA.
  • Pon esta creación en un lugar visible y que te recuerde que estás en CAMINO.
  • ¿Qué te parece la idea? Cuando llegues a la meta es muy importante que tengas muy cerca este camino y veas que “todo sueño se puede hacer realidad si te pones en camino hacia la meta” cuentas con todo lo necesario para lograrlo, si no es así, lo busca lo que necesitas y si aun así no lo consigues, lo que hayas avanzado ya es un gran logro, y posiblemente ese sueño no era el tuyo.

SIN MIEDO

Cuando no tenemos el hábito de parar, de detenernos en el camino de nuestro día a día y preguntarnos si estamos realmente felices con lo que somos, vivimos y tenemos, llegará un momento en el que miremos hacia atrás y descubramos que estamos viviendo en una rutina gris que nos absorbe y anula, que no nos permite ser más y mejores. Estamos totalmente inmersos en nuestra zona de confort, que aunque no sea lo que queremos y soñamos, es un estado de falsa seguridad y tranquilidad. ¿Queremos salir de y ver el mundo? Pues busquemos una meta, un objetivo motivador e ilusionante y a arriesgarse. Vencer nuestro miedo al cambio nos permite mejorar, avanzar y crecer. Las prácticas 22 de «Más emociones creativas» nos ayudan a reflexionar sobre ello y nos da algunos recursos necesarios.

La zona de confort nos atrapa de tal manera, que salir de ella nos provoca un miedo espantoso. Sin miedos somos libres

EN CAMINO

La vida, y la vida emocional mucho más, es un camino que se hace paso a paso. Cada instante, cada experiencia, cada fracaso, cada logro son camino y este camino es nuestra vida, cuanto más conscientes y mejor los vivamos, muchísimo más felices seremos porque nos acercan a nuestro destino, lo importante es caminar, sino es así, cambiemos. Las prácticas 24 y 26 con sus actividades correspondientes nos facilitan esta reflexión y trabajo emocional.

No importa el destino, sino lo que aprendemos en el camino