¿POR QUÉ EN PRESENTE?

Hay que vivir el presente siendo conscientes de cada momento, de cada experiencia y acontecimiento para valorar lo que somos y tenemos. Solamente existe el presente. Para nosotros tiene que ser una prioridad vivir en el aquí y el ahora. ¿Cómo? Al principio no es sencillo, se trata de dirigir nuestro pensamiento hacia lo que está realmente sucediendo y llegar a ser más “conscientes”, no perder nada de lo que estamos viviendo. La vida es demasiado importante como para no disfrutarla, llena momentos tan importantes que hay que vivirlos intensamente y jamás olvidarlos, porque es gracias a ellos por lo que somos como somos y estamos donde estamos.

Lo importante es el ahora, el hoy. Avancemos siempre y que nuestra historia sea solamente un recurso, no un lastre, para crecer y aprender. El futuro un lugar para soñar y marcar objetivos y metas…pero es el PRESENTE lo realmente importante.

Cuando vivimos en PRESENTE vemos como la vida cotidiana comienza a tener sentido y a convertirse en un regalo porque todo nos hará sentirnos vivos. Seremos más optimistas y felices. Esto generará a muestro alrededor un ambiente acogedor y seremos también un regalo allá donde nos encontremos.

Somos en presente continuo y recorremos el camino de nuestra vida paso a paso, experiencia a experiencia.

PROPUESTA DE TRABAJO: en esta ocasión te propongo que trabajas la conciencia plena, que vivas el momento sintiendo cada instante, experiencia, encuentro, avance… PARA y dedica un buen rato para hacer los siguientes ejercicios.

  1. Vivir el presente sabiendo que la mayoría de las situaciones no son positivas ni negativas, son tus expectativas, experiencias y percepciones las que inclinan la balanza en uno u otro sentido. ¿Cómo estás en este momento? ¿Qué sientes? ¿Cómo te sientes?
  2. Recuerda que cada momento es único e irrepetible, que jamás volverás a vivir, sea agradable o desagradable, vívelo como si fuera el primero y el último. El truco para saborear cada instante consiste en hacer menos pero disfrutando más. ¿Dedicas tiempo en tus actividades para saborear lo bueno? ¿En las dificultades o problemas eres capaz de vivir el momento con serenidad?
  3. La vida es un instante, un suspiro, un parpadeo…vivir en presente es darle a la vida y a nuestros días la importancia que se merecen. Somos en presente continuo.
  • Saluda a todo el mundo, si es posible con un buen apretón de manos, un abrazo, una sonrisa… Hazte presente para los demás.
  • Agradece cada cosa, persona o acontecimiento que vaya sucediendo por muy pequeño e insignificante que sea. Es otra forma de ser presente y de hacerte presente.
  • ESCRIBE UN DIARIO, en nuestro proyecto contamos con el diario de sentimientos.
  • En el enlace tienes más actividades ENLACE
COMPARTE

¿CÓMO COMENZAR?

Comenzar siempre es un momento de motivación e ilusión porque las ganas por hacer posible nuestro proyecto nos impulsa a darnos por completo. Una de las herramientas emocionales para facilitar este camino que comenzamos y cada uno de los pasos que demos es aprender a parar, a respirar, a prepararnos antes de cada sesión, en este caso de clase o taller. Crear el ambiente, clima y técnica de relajación – concentración (Ver imágenes) con el alumnado o cualquier grupo, es necesario tener muy claro lo qué vamos a hacer y cómo lo vamos a hacer. Imprescindible practicarlo personalmente durante un tiempo considerable y tener muy interiorizada la técnica, creer en ella. La clase – grupo debe ver en nosotros esa seguridad y firmeza a la hora de transmitir lo que vamos a hacer y el por qué consideramos muy valiosa esta técnica para nuestra vida emocional. Comenzar con unos minutos de silencio y control corporal, sin nada más, ya habrá tiempo para ir profundizando, pero que sientan, noten que esos minutos les ayudan a estar mejor el resto de la sesión. Con el tiempo incorporar la respiración (lenta y profunda) y todas las demás técnica y herramientas que conozcas y/o consideres oportunas y necesarias. Recuerda: PRÁCTICA, PRÁCTICA, PRÁCTICA y además: PACIENCIA, PACIENCIA, PACIENCIA.

PROPUESTA DE TRABAJO: Encontramos esta actividad en los tres manuales del proyecto «emociones creativas» y en este blog no nos cansamos en recordarlo y reforzarlo. En el enlace encontrarás algunas pistas para llevarlo a tu vida y al aula.

PARAR

COMPARTE
  • 4
    Shares

RECOMENZAR

Tenemos que entender que rara vez comenzamos algo como si fuera una cosa totalmente desconocida, normalmente lo que hacemos es recomenzar porque partimos de una experiencia previa, de un camino recorrido, de un aprendizaje adquirido…y no siempre somos conscientes de esta realidad en nuestra vida, olvidando que contamos con recursos y habilidades que a lo largo del tiempo hemos ido alcanzando en diversas circunstancias y que lo único que necesitamos es ver cómo nos pueden servir en este momento o actividad concreto con la que comenzamos esta nueva etapa, el ciclo o el curso.

Si hay que recomenzar de nuevo, hagámoslo con fuerzas renovadas y muchas, muchas ganas de emprender el camino con entusiasmo y alegría. Lo importante es continuar creciendo, caminando, avanzando y compartiendo todo lo que somos y tenemos, porque al final lo único verdaderamente importante no es solamente lograr nuestros objetivos ,nuestras metas, es el disfrutar del camino, en lo emocional aún más.

Cuando emprendamos un nuevo curso, camino o etapa, aunque sea retomando el que ya habíamos comenzado, tenemos siempre hacer proyecto, propósito, objetivo…Recordemos que comenzar es siempre algo apasionante, una nueva aventura en la que tenemos que conocer y tener muy clara la meta que perseguimos porque nos marca el rumbo, la dirección, el sentido y el propósito.

Todo comienzo tiene una parte de ilusión y esperanza que nos motiva al logro de nuestros sueños

PROPUESTA DE TRABAJO: La metáfora del camino es muy potente para emprender algo nuevo, o comenzar una nueva etapa. Te propongo trabajar tres momentos que te facilitarán vivir con más serenidad este momento.

1º ¿De dónde parto? Piensa en cómo está tu vida, qué quieres cambiar y a dónde quieres llegar a partir de ahora. Al analizar lo que tienes y lo que quieres en el futuro, tendrás la idea de dónde te encuentras en tu vida. Define lo que quieres lograr y tener en tu vida. Deberás incluir todos los proyectos que tengas, las cosas materiales que quieras obtener, las relaciones personales que desees, etc. En este paso, tendrás que definir qué es lo más importante que quieres en la vida. Si deseas ganar cierta cantidad de dinero, anótalo en tu proyecto de vida. Si deseas un automóvil o un trabajo, anótalos y sé lo más descriptivo posible. Utiliza el diario de sentimientos y escribe toda esta reflexión. Te puede ayudar a ser concreto el siguiente cuadro de texto:

Lo que sé de mi en el pasado y en el presente: lo que me gusta y no me gusta, lo que sé hacer y lo que me cuesta más, lo que mejor se me da y lo que menos, las cosas que tengo como cualidades y los defectos, cuáles son mis valores,…
       


2º Ahora, para que tengas una visión muy clara de, partiendo de dónde estás, ver hacía dónde quieres ir responde a las preguntas:

¿Qué quiero lograr? META/OBJETIVO¿Cómo lo voy a lograr?
PROYECTO
¿Para qué lo quiero lograr? PROPÓSITO
   

3º Por último, haz una reflexión desde el sentido del camino que vas a comenzar o recomenzar:

  • ¿Es esta la meta que crees que te hará feliz?
  • ¿Cómo te gustaría verte dentro de cinco o diez años?
  • ¿Cómo cambiará tu vida si lo consigues?
  • ¿Qué hay detrás de esa meta? Es decir, ¿cuál es el propósito? La finalidad de tu plan de vida puede ser: obtener dinero, amor, libertad, tener más amigos o amigas, mejorar tu imagen personal, tener reconocimiento y fama.
  • ¿Crees de verdad que eso te hará feliz a largo plazo?
COMPARTE

LA VIDA ES UNA ELECCIÓN

Cuando somos optimistas no solo cambiamos la mirada focalizándonos en lo positivo y posible, si no que adquirimos ciertas conductas proactivas. Noa ponemos en acción para seguir adelante con más fuerza si es necesario, Se trata de ver lo bueno y positivo de todo en vez de quedarnos en lo que nos hace sufrir. Es entonces cuando nos daremos cuenta de la importancia de ser optimistas porque comprobaremos con alegría que, si miramos lo que nos hace mejores, lo que nos une y nos hace sentir bien, nos abrirá a una nueva perspectiva de lo que somos y tenemos mucho más activa y positiva. Debemos aprender a mirar desde lo positivo siempre. Es mirar lo que ya tenemos en el vaso, ni medio lleno ni medio vacío.

Seamos optimistas en la vida, siempre con actitud realista y sin dejar de buscar lo mejor; de lo contrario, aseguramos el fracaso o seremos unos ilusos. Cuando somos optimistas reforzamos la idea de que siempre se puede hacer algo, y lo hacemos con nuestros propios recursos y habilidades para manejar las situaciones. Y recuerda siempre lo más importante: que siempre tienes elección.

«Mas emociones creativas» (Prácticas 37)

Cuando vemos la vida como una elección sabremos cómo queremos vivirla y actuaremos en consecuencia

PROPUESTA DE TRABAJO: Se trata de algunos ejercicios, rutinas, acciones que tenemos que practicar a diario si pretendemos ser más optimistas y positivos frente a las circunstancias de la vida.

  1. Entrena el optimismo realista para que tu cerebro aprenda a ver oportunidades, retos, aprendizaje en la adversidad o situaciones complicadas. El dolor, el sufrimiento, la tristeza o la ira no desaparecen, además es importante sentirlo para gestionarlo.
  • Comienza todos los días con un pensamiento positivo. Qué oportunidades, qué retos, qué objetivos tengo para hoy.
  • Trabaja la PROACTIVIDAD, es decir, sé positivo en acción buscando soluciones, centrándonos en el paso a paso, anticiparnos a los acontecimientos…preparar y estar preparados. Ocúpate de las cosas que puedes cambiar, asume las que no puedas cambiar y aprende a diferenciar entre unas y otras. La proactividad implica autoconocimiento. Para lograr ser proactivo necesitas preocuparte también por mirar hacia ti mismo y conocer tus limitaciones y capacidades de las que dispones.
  • Crea hábitos – rutinas positivas. Sonríe, celebra, busca espacios y momentos para ti, escribe en el diario de sentimientos, pasea, contempla, descansa, baila…todos los días importan.
  • Rodéate de personas positivas que te transmitan alegría y ganas de vivir, personas que aporten a tu vida luz y esperanza, personas generosas con las que merece la pena estar.

2. Más en este ENLACE

COMPARTE

LAS VACACIONES EMOCIONALES

Como dice mi gran mentor José Mª Toro, nos han secuestrado el descanso. Y es cierto, incluso en nuestros periodos de descanso y vacacionales nos llenamos de tareas y actividades que no nos facilitan vivir y, sobre todo, disfrutar de un tiempo para nosotros mismos en el que hacer aquello que realmente nos hace ser y estar bien.

El descanso real siempre es un volver sobre uno mismo y recuperarse, es decir, recuperar el ser

«Descanser, descansar para ser» José Mª Toro (2010)

Descansar se convierte para nosotros en una necesidad vital para poder ser y estar bien. Las vacaciones son un espacio privilegiado para dedicar tiempo a nuestro SER desde la vivencia de lo emocional. Salimos del estrés, de la rutina del día a día y esto nos facilita dedicar tiempo a nosotros mismos y a los demás. Un sinfín de actividades que nos ayudan a crecer emocionalmente y como personas para ese encuentro personal con nuestra esencia en el que descubriremos si realmente somos quienes queremos ser. Descansar, contemplar, aprender… Dedicar tiempo a sentir y desconectar de aquello que nos distrae, confunde y agota. No perdamos ni una sola oportunidad de las vacaciones para sentir con fuerza y gozar de cada uno de los regalos que nos ofrece la vida y, así, regresar con energía renovada, alegría contagiosa y mucho optimismo.

En vacaciones comparte, sal, ríe, contempla, descansa, disfruta, viaja, pero, sobre todo, vive sintiendo.

Más emociones creativas (Prácticas 43)

PROPUESTA DE TRABAJO Propongo una actividad que ya trabajamos pero adaptada a este tiempo de descanso. Se trata de un diario de sentimientos vacacional.

  1. Prepara un cuaderno y decóralo como tu diario de vacaciones. A lo largo de la actividad podrás ir incorporando tantas cosas como quieras en el diario: fotos, tiques, postales, recortes de prensa, flores…
  2. Muy importante poner siempre la fecha y si es posible la hora o momento de la jornada. El objetivo de esta actividad es ser conscientes de cada momento y vivirlo con todo nuestro ser.
  3. Comienza por los preparativos, los planes de vacaciones, todo lo que has hecho o estás haciendo para planificar tu tiempo de vacaciones y termina con una reflexión con las preguntas ¿Con qué me quedo de este tiempo? ¿Qué he me llevo?
  4. Cada vivencia, aventura, acontecimiento, etc. lo reflejarás en el diario, por muy insignificante que te parezca.
  5. Sé lo más creativo y original que puedas. Dibuja, haz mapas mentales, rótulos bonitos, mucho color y, sobre todo, imaginación. No se trata de una tarea cualquiera, es tu álbum de emociones, experiencias, aprendizajes, etc. de tus vacaciones.
  6. Al final de tus vacaciones, relee y revive todo lo que has expresado en el diario y, a modo de resumen o titular, saca tus propias conclusiones de este tiempo.

NOTA: Puedes utilizar el formato digital si tienes Tablet u otro dispositivo móvil. De este modo lo puedes compartir con otros e incorporar fotos.

COMPARTE

ES IMPORTANTE EVALUARSE

La evaluación es una de las partes más importantes de un proyecto de vida porque nos permite saber si estamos avanzando en nuestros propósitos. Se trata de marcar momentos para evaluarse: mensual, trimestral, anual…Los resultados que obtengamos son el mejor indicador de si lo estamos haciendo bien. Seamos flexibles y con la total capacidad para adaptarse y reaccionar para gestionar mejor los pasos que estamos dando o continuar aprendiendo de los errores y mejorando.
Un buen instrumento es el Diario de sentimientos que podemos utilizar para hacer revisión del día a día.

La evaluación tiene como propósito el saber en qué medida estamos cumpliendo con los objetivos que nos acercan a nuestras metas. Un proyecto puede ser muy bueno y fracasar por no tener un buen plan de evaluación en tiempo y forma. ¿Sabemos evaluar? Debe ser un instrumento sencillo que nos permita tener la mayor información objetiva y clara sobre lo que estamos realizando para llegar a nuestra meta, y una vez evaluado, mejorar, reforzar, consolidar, etc., las acciones que estamos realizando.

Toca revisar. La evaluación es la mejor forma de saber si vamos por el buen camino hacia nuestra meta.

PROPUESTA DE TRABAJO: Te propongo que dediques un buen momento a revisar y evaluar tu vida en los ámbitos que sea necesario o que necesites y planees propuestas de mejora para avanzar, mejorar y crecer… ese es el objetivo de la evaluación.

  1. UNA EVALUACIÓN CREATIVA
  • De forma divertida y creativa vas a hacer evaluación utilizando el símil del árbol.
  • Haz un dibujo de un árbol, como quieras, no te preocupes por el diseño. Es un simple ejercicio de creatividad. Ponle color.
  • En las raíces pones tus debilidades: lo que todavía necesitas conseguir, lo que no llegas a tener claro o no te funciona, etc.
  • En el tronco: tus fortalezas: lo que ya has logrado y tienes.
  • Por último, en los frutos: las consecuencias de estos logros en tu vida.

2. Prácticas del proyecto «emociones creativas»

COMPARTE

LO BELLO Y ESPECIAL DE LA VIDA

Desde el optimismo nos vemos a nosotros mismos, a los demás y al mundo de manera muy diferente. Se trata de mirar las cosas que ya tenemos, por muy pequeñas que sean, lo bello y especial de la vida y dejar de amargarnos por lo que no tenemos. Cuando somos optimistas no solo cambiamos la mirada focalizándonos en lo positivo y posible, sino que adquirimos ciertas conductas proactivas. Vemos lo bueno y positivo de todo en vez de lo que nos hace sufrir. Nos daremos cuenta de la importancia de ser optimistas cuando comprobemos con alegría que, si miramos lo que nos hace mejores, lo que nos une y nos hace sentir bien, nos abrirá a una nueva perspectiva de lo que somos y tenemos mucho más activa y positiva. Debemos aprender a mirar desde lo positivo siempre. Es mirar lo que ya tenemos en el vaso, ni medio lleno ni medio vacío.

Afrontar las dificultades de la vida con optimismo realista es siempre mucho mejor para nuestro estado emocional porque nos activa y mueve para resolver de manera natural esos momentos o cuestiones que, en alguna ocasión, se nos presentan. Cuando somos optimistas, no dejamos de sentir miedo, tristeza o rabia; simplemente tenemos que aprender a, entre otras cosas, saber que con actitud positiva aceptamos lo que nos sucede en la vida y nos enfrentamos a ello con trabajo y esfuerzo. Recordemos que solo el 25% del optimismo es genético, que el otro 75% se trabaja día a día buscando de manera objetiva lo bueno de todo y aprendiendo de cada una de las circunstancias de la vida, por muy complicadas que sean. Con todo lo que aprendamos debemos continuar con más herramientas, capacidades y habilidades.

Es una decisión personal vivir la vida y las circunstancias desde el optimismo realista o desde el victimismo pesimista

PROPUESTA DE TRABAJO: Recuperamos algunas de las actividades que ya hemos trabajado en este blog y, sobre todo, en los manuales del proyecto «Emociones Creativas» pulsando en el siguiente enlace

En positivo

COMPARTE

ATRÉVETE A EXPRESAR LO QUE SIENTES

No se trata de pensar menos y sentir más, no. De lo que se trata es de darle a nuestras emociones la importancia que se merecen porque son las que mueven nuestras vidas, las que nos impulsan o paralizan, las que nos dicen el qué está sucediéndonos. Conectar el corazón con nuestra mente, escuchar a nuestros sentimientos nos dará muchas pistas de por dónde y cómo seguir el camino hacia nuestra meta. Si separamos nuestro pensar de nuestro sentir, estamos abocados al fracaso en todo lo que hagamos y emprendamos. El corazón es esa voz interior que nos dice lo que es realmente importante vivir. La mente piensa el sentimiento, pero lo vivimos desde el corazón, lo sentimos desde nuestro ser emocionales.

Sentir supone reconocer nuestras emociones y admitir que todos somos sensibles y que experimentamos emociones a cada instante de nuestras vidas. Este reconocimiento es el primer paso para comprender nuestro estado emocional, tanto en nosotros mismos como en otra persona. Si nos pasamos la vida enfadados, veremos enfado en todas partes. Lo mismo puede decirse del resto de las emociones, incluidas las positivas.

Sentir sentimos, y mucho; pero expresarlo de manera correcta no siempre lo hacemos porque no es fácil. Saber expresar los sentimientos supone reconocerlos y reaccionar de acuerdo con ellos. Recordemos que muchas de las interpretaciones que hacemos sobre lo que sentimos o sienten otras personas son meras aproximaciones porque estamos muy influenciados por nuestras creencias y percepciones del momento.

Para sentir más hay que saber expresar lo que sentimos y reaccionar al respecto con naturalidad.

PROPUESTA DE TRABAJO: Se tratan de actividades de reconocimiento y expresión de las emociones, el primer paso para una buena y sana gestión emocional.

  1. Sigue estos sencillos pasos para gestionar esas emociones que te generan malestar, te bloquean o te impiden estar bien contigo, con los demás y con el mundo.
    • Reconoce e identifica de qué emoción o sentimiento se trata. ¿Qué sientes?¿Qué te hace pensar, sentir, vivir? Los síntomas los reconocemos en lo que hacemos o dejamos de hacer con esta emoción.
    • ¿Cómo te ves? ¿Te gustas? ¿Qué te dirías a ti mismo?
    • Ya conoces lo que te sucede ;pues acéptalo con naturalidad y pregúntate: ¿Qué puedes hacer? ¿Qué necesitas?
    • Ponte en marcha, cambia las acciones y cambiarás la emoción; cambia los pensamientos y cambiarás la emoción.
  2. En el móvil o en un espejo expresamos una emoción o sentimiento hasta estar convencido de que es la correcta, que es así como la expresamos y cómo la reconocemos en los demás. Si lo has hecho con el teléfono haz una foto y envíala a alguien para que te diga de que emoción se trata. Ponlo difícil y busca sentimientos como la frustración, la indiferencia, la ilusión, etc… si es en un espejo, entrena para más tarde poderlo hacer a alguien y que adivinen. En clase o en el grupo funcionan ambas opciones. Trabajar la comunicación no verbal es fundamental para reconocer, expresar y gestionar lo que sentimos y sienten los demás.
  3. Por último, crear un buen diccionario de sentimientos. Cuanto más vocabulario emocional manejemos, mucho mejor será nuestra comunicación emocional. La propuesta es que cada día o clase trabajemos un sentimiento, lo conozcamos y expresemos. Se puede hacer un cuadernito donde vamos anotando cada uno de estos sentimientos o un blog de notas virtual. Cada sentimiento lo trabajaremos siguiendo estos pasos:
    • RECONOCERLO en ti y en los demás
    • COMPRENDERLO ¿Por qué me siento así? ¿Qué ha podido provocar este sentimiento? ¿Qué ha pasado?
    • ETIQUETAR ponerle nombre, nombrar lo que siento exactamente, por eso es necesario un rico vocabulario emocional.
    • EXPRESAR si haces bien lo tres pasos anteriores serás capaz de dar una respuesta concreta a lo que sientes sin hacerte daño ni a los demás, con empatía y asertividad, simplemente expresamos lo que sentimos.
COMPARTE

CON QUIÉN MEJOR QUE CONMIGO

Somos nuestro peor enemigo. Nos machacamos y ninguneamos en un sinfín de ocasiones. Tenemos que conocernos y reconocernos, para aceptar nuestras limitaciones y conductas, formas de ver y sentir, hasta la manera que tenemos de interpretar y asumir nuestros sentimientos, tener consciencia de quiénes somos verdaderamente: Y sí, esa persona somos nosotros. Si conocemos nuestras limitaciones, podemos cambiarlas; si conocemos lo que no nos gusta de lo que hacemos o de cómo nos comportamos, podemos corregirlo; si conocemos lo que nos afecta y cómo nos afecta, podemos gestionarlo…Si nos aceptamos y respetamos, nos amamos y amaremos a los demás, porque amarnos a nosotros mismos, ese amor propio, es el origen para poder amar a los demás. El amor a uno mismo nos hace crecer, ser conscientes de quiénes somos y de lo que tenemos. Aceptar y estar preparados para mejorar, pero desde la consciencia y cambiar aquello que creamos necesario.

Conocer quiénes somos para ser quienes queremos

PROPUESTA DE TRABAJO: Se trata de trabajar tu SER desde todas las dimensiones de tu persona.

  1. Obsérvate en diversos ámbitos de tu vida y ,sin juzgar y siendo lo más imparcial posible, descríbete. Mira como si fueses un espectador en una sala de cine en la que te ves como en una película. En silencio, observa lo que haces en diversos espacios de la vida cotidiana. Solamente describe, no analices, no juzgues, no censures… Pregúntate: ¿Te gusta lo que ves? ¿Esa persona eres tú? ¿Qué podrías hacer para ser la mejor versión de ti mismo/a?
  2. Vuelve a repasar esta entrada del AUTOCONOCIMIENTO
COMPARTE

LA ACTITUD NOS CAMBIA

Vivir es toda una aventura, un camino. El recorrido es incierto y apasionante, las circunstancias inesperadas, por eso es tan necesario trabajar la inteligencia emocional en nuestras vidas y hacer repaso de por dónde vamos y cómo vamos: si realmente hemos descubierto ya lo importante que es trabajar la inteligencia emocional y la cantidad de beneficios que recibimos con ello, si nos lo estamos tomando en serio. No es solo una moda del momento, ni una corriente del pensamiento filosófico o psicológico, es una nueva forma de enfrentarnos a la vida desde nuestro propio ser.

Virtudes y cualidades como la paciencia, el ser positivos y optimistas tan necesarias para nuestra vida personal y social crecen y se convierten en parte de nuestra forma de sentir, pensar y vivir, mejorando la capacidad de afrontar los problemas y las dificultades del día a día con muchísimo menos esfuerzo y más naturalidad, con otra actitud.

La felicidad depende de la actitud con que vivimos cada experiencia, cada momento.

PROPUESTA DE TRABAJO: La actitud la tienes que trabajar día a día, te invito a seguir estos pasos prácticos en cada jornada

  • Haz una lista de las cosas que nos motivan, animan, ilusionan, etc. Será lo que te anime a continuar. Ya hemos trabajado esto en varias actividades y es de donde parte nuestro proyecto.
  • Sé consciente de lo que sientes en cada momento. Trabaja asiduamente el Diario de sentimientos para que sea más eficaz.
  • Es un paso imprescindible tener un buen plan. Es, por así decirlo, la programación de lo que te has propuesto. Con objetivos claros, medibles y temporalizados. Que sea un proyecto ilusionante.
  • Cada pequeño paso que des es importante. Valora esos logros y que sean refuerzos para continuar.
  • De vez en cuando, date un capricho.
  • Evalúa tus progresos marcando claramente el cómo y el cuándo. Pero no seas muy duro contigo. Sé flexible y busca lo logrado; no te centres en lo que no has conseguido.
  • De la evaluación que vas haciendo, aprende la lección: lo que te ha funcionado y lo que no, lo que debes hacer y lo que necesitas. Busca ayuda si es necesario.
  • Para que no pierdas la ilusión del comienzo recuerda el porqué emprendiste el proyecto que tienes en este momento y lo que vas a conseguir cuando lo concluyas.
  • Si no tenemos ilusión, el esfuerzo nos parece muy grande y corremos el riesgo de tirar la toalla. Disfruta y goza de cada paso que has logrado con dificultad.
  • Celebra los éxitos, los logros conseguidos y felicítate. La ilusión hay que alimentarla diariamente.

Y recuerda siempre: Aunque la meta sea lo que conseguimos y nos moviliza, lo que hace que vayamos hacia ella es la pasión, ilusión y entrega que pongamos en el proceso y eso es lo que hace nuestra vida más interesante.

COMPARTE